Salud y Bienestar >

LIFE COACHING

/ Fotografías: FELIPE REYES

Transitar hacia el futuro, muchas veces nos sume en el caos y terminamos recorriendo un camino equivocado. Enfocarse en un objetivo concreto, es la clave para lograr alcanzar las metas. En esta senda, el Life Coaching brinda aquellas herramientas esenciales para poder avanzar desde un entendimiento personal, sacando la mejor versión de nosotros mismos, todo contextualizado dentro de una mirada de futuro.

No se trata de una terapia, ni de un largo tratamiento psicológico. Simplemente es el Life Coaching, disciplina que entrega las herramientas para que una persona, a partir de su propio entendimiento personal, logre empoderarse, y sacar la mejor versión de si para lograr metas y objetivos. Esto lo llevará a transitar por el camino del bienestar y, por ende, hacia esa anhelada felicidad.

El Life Coach, Claudio Herrera, habla de lo maravilloso que significa este ámbito de conocimiento, a partir del cual un individuo es capaz de autoanalizarse hacia el interior, sacar y trabajar aquellas potencialidades, para desde ahí ir descubriéndose y avanzando por el camino que lo lleve a conseguir metas. Estas pueden estar circunscritas a un ámbito personal, social o profesional.

“Coaching no es terapia, tiene una mirada puesta en el futuro, abre y clarifica posibilidades. Tu pasado, por muy doloroso que haya sido, ya sucedió. Lo importante es lo que esos eventos dolorosos sacaron de ti. En ese sentido no trabajamos con el dolor. Todo lo contrario, el objetivo en cada sesión es que salgas en elevación y no compadeciéndote de tu situación, por más mala que tú la veas”, reflexiona Claudio Herrera.

Y agrega “el coaching es un proceso de acompañamiento y transformación, dirigido especialmente a la toma de conciencia, al descubrimiento, y al crecimiento personal y profesional. El Life Coaching se centra en el entrenamiento de capacidades para afrontar la vida diaria, es decir, para mejorar la gestión que tenemos sobre nuestras emociones y acciones, y convertirnos en personas más eficientes en diversos ámbitos de nuestra vida”.

“Acá se consiguen transformaciones increíbles en las personas. Logran darse cuenta de una serie de potencialidades, aprenden a entender y manejar sus emociones, dejan de lado creencias que muchas veces son limitantes y comienzan a transitar por un camino en donde son ellas mismas las que van descubriéndose. Acá yo simplemente juego el rol de observador. Como profesional, escucho y no juzgo. Es finalmente cada persona la que hace su propio análisis interno y decide movilizarse hacia esa meta final que va a ser su objetivo”.

Claudio Herrera sostiene que los miedos se deben dejar de lado. La problemática es ahora y lo que viene es hacia el futuro. Pero para ello hay que tener la voluntad de querer iniciar este proceso y tener un grado de honestidad con uno mismo. Solo así se podrán generar cambios.

El profesional relata que su vínculo con el coaching partió hace 25 años, cuando en unos cursos descubrió técnicas que hoy son las que aplica con las personas que lo visitan. “Me siento fundamentalmente cómodo y agradecido, cumpliendo un íntimo propósito de vida que me ha guiado siempre, y que es el poder contribuir al otro. No se trata de decir a la persona qué hacer ni para dónde ir, sino ayudarlo a que lo descubra y sobre todo a que pueda vivir su vida en sus propios términos”.

“Esto para mí ha sido todo un desafío. Vengo de una escuela que es la del “ayudismo”, del decirle al otro lo que tiene que hacer; del aconsejar y también de juzgar, a veces. Esto es diferente, es cruzar hacia la vereda de enfrente. Es no decirle al otro lo que tiene que hacer sino confiar en sus potencialidades, sin prejuicios, ni juicios. Se trata de dejar de lado tu mapa personal y escuchar al coachee, pues es él, mejor que nadie, quien sabe lo que es mejor para tu vida”.

+56999972222 / Claudioviniciocoach

Scroll Up