Reportajes >

Fundación Santos Chávez proyecta legado artístico del grabador  

/ Fotografías: Enrique Barrera

A 20 años de la muerte del artista, la fundación que lleva su nombre lo homenajea con la apertura de su centro cultural en Valparaíso, donde se preserva gran parte de la obra del destacado grabador.

 Antes de convertirse en un ícono del grabado latinoamericano, Santos Chávez pastoreaba animales en su natal poblado de Canihual, junto a la cordillera de Nahuelbuta, en la región del Biobío. De origen mapuche y cuna humilde, llegó a exponer sus trabajos en los museos más importantes del mundo.

Hoy, a 20 años de su muerte, la Fundación Santos Chávez, creada por su viuda, le rinde un homenaje con una muestra de sus obras, acompañadas de un conjunto de tapices hechos en su honor por la artista Viviana Rantul, en el museo del grabador, ubicado en una antigua casona en Valparaíso.

Josefa Scarella, directora ejecutiva de la fundación, explica que intentan resguardar y conservar la obra del artista, catalogado como el mayor exponente mapuche de grabado del siglo XX. “Lo principal es proteger sus obras, difundir su técnica y relevar la cosmovisión mapuche que impregnó a sus trabajos”.

Para ello, están realizando una serie de actividades con el objetivo de dar a conocer su legado y proyectarlo más allá del mundo artístico.

Scarella señala que organizaron un ciclo de encuentros con distintos actores sociales. El primero, contempló una jornada con la comunidad del barrio que acoge a este centro cultural, en el Valparaíso histórico.

“Uno de los propósitos es contribuir al barrio donde se ubica la casona. Queremos vincularnos con esa comunidad y ser un aporte a su desarrollo social, económico y artístico”.

También, planean colaborar con la formación de niños, desde el punto de vista del arte.

 

Impactar el barrio

En los encuentros involucraron a las autoridades regionales, a representantes del ámbito audiovisual y esperan concluir con un acercamiento a integrantes de pueblos originarios. A esto se suman actividades como talleres de grabado y visitas guiadas al museo.

 Constance Harvey, seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la región de Valparaíso, señala que cada vez que se instala un museo, biblioteca o centro cultural en un barrio es una contribución a su cohesión social, en la medida que los vecinos del sector sean los primeros beneficiados del testimonio artístico de Santos Chávez.

Destaca que “en torno a su obra y su historia se pueden recoger ejemplos de resiliencia, creatividad y de contacto estrecho con la tierra y la cosmovisión mapuche”.

 Desde la fundación, además añaden que uno de sus mayores desafíos es conservar las obras del grabador, mediante un sistema de alto nivel, que asegure su preservación en el tiempo.

 

 

 

 

 

 

Scroll Up