Panoramas >

HOTEL CASA HIGUERAS

Detalles de calidez y elegancia

/ Fotografías: Hotel Casa Higueras

En el corazón del Cerro Alegre y con una imponente vista a la bahía de Valparaíso se encuentra Casa Higueras, hotel boutique emplazado en una zona que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Fue en Cerro Alegre donde,desde mediados del siglo XIX, inmigrantes ingleses y alemanes construyeron sus casonas con hermosos jardines, los que dieron nombre a este cerro.

Casa Higueras ocupa una señorial casona de los años 20 que, a través de un respetuoso trabajo de restauración, propone la unión de comodidad moderna junto a la calidez y elegancia de un pasado histórico.

La residencia data de la década del 20, en aquel entonces ubicada en el llamado “callejón Higuera”. Pertenecía a la familia Corssen, aquí, ellos y sus amigos desarrollaron su gusto por el baile, por las fiestas de disfraces y por el bridge.

Además, la locación era famosa por ser sede de la tertulia “Los Marcianos”, en la que prominentes vecinos comentaban el acontecer de Chile y el mundo.

En aquella época, los festejos de Año Nuevo se celebraban en este callejón y luego los invitados se trasladaban a “la casa de los Corssen” (actual Casa Higueras), que disponía de una vista privilegiada y de un ambiente hogareño para recibir a los familiares y amigos. Desde el living, gozaban del espectáculo pirotécnico para recibir el nuevo año en el mismo lugar donde el dueño de casa, don Federico Corssen Deche (ingeniero y navegante), solía ubicarse diariamente para mirar el mar y anunciar cómo estaría el tiempo para navegar.

MEZCLA PERFECTA DE PASADO Y ACTUALIDAD

La fachada posterior de Casa Higueras remite a una villa mediterránea, con sus terrazas, escaleras y quitasoles.

Por dentro, espacios enormes y elegantes contrastan con la rusticidad y las calles angostas de la ciudad. La experiencia invita a sentirse en casa (de ahí, el nombre del hotel) y disfrutar de momentos románticos en la sala de estar, acompañado de un higo sour (especialidad de la casa). Todo esto, mirando el movimiento del puerto iluminado; apreciando una piscina que -literalmente-, “cuelga” del cerro, pareciendo caer a la nada; de inmensas salas de baño con tinas de fabricación italiana al estilo de las antiguas de la época. En suma, cada detalle permite deleitarse y volver a los años 20.

 

 

Hoy, el pasado se mezcla con el futuro, y Casa Higueras sorprende a huéspedes exigentes a través de pequeños detalles que marcan la esencia del lugar. Los amenities del baño, por ejemplo, son cajitas personalizadas, especialmente diseñadas, separados en hombres y mujeres, con productos diferenciados
según las necesidades de cada tipo de viajero.

CARACTERÍSTICAS ARQUITECTÓNICAS, DE DECORACIÓN Y PAISAJISMO

La casona fue respetuosamente restaurada entre los años 2004 y 2006, para ser inaugurada como hotel el 18 de diciembre de 2006.

 

 

Sus características íntimas y acogedoras corresponden a un tipo de establecimiento conocido mundialmente como hotel boutique, concepto cada vez más requerido por viajeros del mundo entero, por varios motivos: rompen la estandarización de las grandes cadenas hoteleras, otorgan una identidad propia ligada al lugar donde están, no tienen más de 20 habitaciones, y brindan un servicio personalizado y de alto nivel. Destaca el área de la piscina al aire libre, jacuzzi techado y saunas.

 

 

RESTAURANT MARALEGRE: SABORES CON TRADICIÓN

La mesa oficial de Casa Higueras es su Restaurant Maralegre, que ofrece una carta enfocada principalmente en conectar a sus comensales con el puerto, una experiencia que traslada a los sabores propios del mar, en preparaciones variadas e innovadoras. El Restaurant Maralegre ofrece una cuidada selección de vinos provenientes de los más diversos valles chilenos.

“Uno de nuestros mayores desafíos es que nuestros huéspedes se sientan como en casa y vuelvan una y otra vez para vivir esta maravillosa experiencia”, sintetiza y resume ala perfección Patricia Peña, gerente general de Casa Higueras.

Scroll Up