Panoramas >

Enoturismo

EXPERIENCIAS Y NUEVOS DESAFÍOS

/ Fotografías:

El vino es uno de nuestros principales embajadores, ya que somos el cuarto exportador a nivel mundial y, al menos, una cuarta parte de los turistas extranjeros realiza actividades de enoturismo en nuestro país.

El turismo del vino o enoturismo en Chile se ha ido desarrollando gradualmente en los últimos años, con un crecimiento importante e interés al alza de parte de los turistas nacionales y extranjeros. Pero, para consolidar ese crecimiento y aprovechar la oportunidad del momento, necesita dar un salto en la calidad de sus servicios, potenciar y aprovechar las particularidades de cada terruño y territorio, y capacitar y mejorar el personal que trabaja en cada viña. Ante esos argumentos, Chile fue entre el 4 y 6 diciembre, el epicentro del enoturismo, debido a que fue sede de la Conferencia Mundial sobre Turismo Enológico, evento que en su cuarta edición, reunió a más de 300 expertos en el valle de Colchagua. Instancia donde abordaron importantes desafíos referentes al mundo vitivinícola.

 

 

OPORTUNIDAD DE CRECIMIENTO

Chile posee un gran potencial en la producción y la cultura vitivinícola, desde donde surge el enoturismo como una oportunidad de diversificación económica.

Uno de los principales promotores de este tipo de experiencias es Zurab Pololikashvili, Secretario General de la Organización Mundial del Turismo, quien señaló que “el enoturismo crea empleo y oportunidades de emprendimiento. Logra implicar todas las áreas de la economía regional mediante sus vínculos con la artesanía, el entorno natural, la gastronomía y el agroturismo”.

EL RESCATE DE LA IDENTIDAD REGIONAL

Oler, probar y hacer, son las sensaciones que nos llevamos al visitar un lugar, una viña, y eso se transforma en experiencias que sin lugar a dudas, generan un valor agregado a la industria turística y sus visitantes.

En ese sentido, la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, dijo que “esta oportunidad no es sólo para volver a mostrar la variada oferta de vinos de primera calidad que tenemos, sino también para exhibir nuestro territorio”.

En definitiva, porque el amor hacia el vino no termina en una copa, muchos winelover están disfrutando experiencias donde la gastronomía, el contacto con la naturaleza y las catas son las actividades de oro de este fascinante mundo vitivinícola en Chile.

 

 

Scroll Up