Educacion >

Juku

Un proyecto educativo HighScope para toda la primera infancia

/ Fotografías:

El desarrollo de competencias y habilidades a través actividades lúdicas con el método HighScope es lo que viene realizando el Jardín Infantil JUKU desde el año 2013. Hoy están iniciando un nuevo desafío al poner en marcha su Sala Cuna, Baby JUKU logrando cubrir la formación de toda la etapa preescolar de niños, desde los 6 meses hasta los 5 años, en este eficaz sistema de aprendizaje.

Los primeros años de vida son clave en el desarrollo cognitivo, social y emocional de un niño. Por eso trabajar con las herramientas adecuadas, para potenciar sus procesos de aprendizaje es fundamental y eso lo tiene más que claro la directora académica y fundadora de JUKU, Pilar Rodríguez, quien cuenta en su abultado currículum con un Magíster en Educación Inicial, variadas especializaciones en HighScope y Neurociencias. Además posee un Doctorado en Educación de la Universidad de Alcalá, en España, lo que la tiene dictando charlas en diversos puntos del país.

 

Pilar Rodríguez, Directora y Fundadora de Juku.

 

El método HighScope es un novedoso modelo curricular que permite que el niño sea el propio constructor de su aprendizaje. “Las rutinas de HighScope son muy potentes y equilibradas, permitiendo a diario actividades dinámicas, personalizadas, actividades de movimiento y música, donde los niños aprendan desde experiencias directas que son desafiantes. Existen también momentos de planificación o exploración en áreas, donde los mismos niños toman decisiones de qué harán y con qué material. Se genera a diario un equilibrio entre actividades que propone la educadora y otras que nacen desde el propio interés de los niños. Se comparte el control en las actividades, generando una interacción magnífica y una gran seguridad en los niños que lo viven”, comentó la especialista. “Con esta metodología se logra que desde la primera infancia los niños aprenden a desarrollar competencias blandas, organizan sus acciones, planifican su trabajo, ejecutan y analizan lo que están haciendo, así es que es súper potente desde lo educativo”, cuenta con entusiasmo. Esto es posible al tener varios adultos por niño en sala, lo que genera espacios de tranquilidad donde los pequeños no tienen que pelear por la atención de un adulto. Aquí los adultos están a disposición de los niños. Por ejemplo, en Baby JUKU -sala cuna-, tienen 9 infantes al cuidado de 4 educadoras.

Trabajar con esta metodología significa trabajar bajo estándares nacionales e internacionales de Highscope, que permiten que los niños disfruten, pero además aprendan de forma significativa. “Somos un proyecto educativo que basa su mirada, además del HighScope, en la neurociencia, con un equipo pedagógico compuesto por más de 20 profesionales de educación parvularia, que cuentan con los cursos y la formación HighScope. Además tenemos un departamento de investigación, donde contamos con profesionales con dedicación exclusiva a esa área”, destacó.

APRENDIZAJE ACTIVO

En la misma línea de aportar a las familias, educadores y a la comunidad en general en la entrega de información útil y necesaria en el conocimiento de la educación inicial, JUKU y Baby JUKU logran editar una revista mensual en formato impreso y digital, que se llama Aprendizaje Activo, que ha ido trascendiendo desde el aporte intelectual de Subsecretaria de Educación Parvularia, programa “Explora” de UCN, especialistas de nivel internacional, profesionales de la región y el equipo dedicado a su edición, logrando llegar a muchas personas en Santiago, La Serena, Copiapó y Antofagasta, y a quienes quieran conocerla en www.aprendizajeactivo.cl.

 

 

“Si me preguntas quiénes somos JUKU, te diría que somos un equipo de profesionales apasionadas por lo que hacemos, educadoras intencionadas con los conocimientos necesarios para realizar nuestra función educativa con excelencia y convicción”, concluyó.

Scroll Up