Panoramas >

Kitesurf

LA AVENTURA DE VOLAR SOBRE EL AGUA

/ Fotografías:

Una buena dosis de viento constante, agua y las ganas de pasarlo bien, son los elementos esenciales para practicar kitesurf, un deporte acuático relativamente nuevo, que tiene diferentes estilos donde la velocidad, la agilidad y los saltos, definen la disciplina que se practicará, o en la que eventualmente, se competirá.

 

Luca Lubiano

 

Luca Lubiano es un gran exponente de este deporte. Oriundo de Viña del Mar, ha recorrido diversas playas de Chile y el mundo en busca del lugar perfecto para navegar. Desde hace un tiempo descubrió en Puclaro las condiciones ideales para hacer este deporte durante gran parte del año y entregar sus conocimientos a través de clases a personas de un amplio rango etáreo, interesadas en aprender esta interesante destreza acuática.

“Cuando era chico mi papá me introdujo al mundo de las motos, que me gustaba mucho,pero me limitaba en cuanto a poder viajar a lugares más distantes a practicar y competir, y a mi siempre me habían llamado la atención los deportes de agua. Me encanta estar en la playa, el ambiente que se da ahí es increíble, y un día vi en Ritoque cómo practicaban kitesurf y quise probar. Me gustó y quise partir, pero la inversión era grande así es que dejé pasar un tiempo antes de animarme. En un minuto hice la inversión y me compré un equipo usado que me acompañó varios años”, recuerda con entusiasmo.

 

 

De eso han pasado unos 7 años, en los que paralelamente estudió ingeniería civil industrial en la Universidad Adolfo Ibáñez. Terminó su carrera, y se ha dedicado a viajar disfrutando de su pasión. “Hace unos 3 años que soy instructor y este deporte me ha permitido moverme. Estuve viviendo en Australia, pasé por muchos lugares distintos allá y ninguno ha sido tan constante como Puclaro en cuanto a la cantidad de días de viento al año, por eso, después de recorrer playas y balnearios allá y acá en Chile, decidí establecerme por un tiempo en este embalse”.

El Embalse Puclaro queda a sólo 50 km al oriente de la ciudad de La Serena, en la comuna de Vicuña. Es una de las reservas de agua dulce más grande de la Región de Coquimbo y gracias a sus condiciones de viento (más de 20 knts), se ha transformado en el lugar favorito de los amantes de deportes como windsurf y kitesurf. La diferencia de presión y temperatura entre la cordillera y la costa, y el estar encajonado en el valle, produce un efecto venturi que potencia el viento durante casi todo el año.

“El kitesurf es súper fácil. Yo le he hecho clases a gente desde los 12 hasta los 65 años. A diferencia del windsurf, es un deporte mucho más amigable y más rápido de aprender, lo que te mantiene motivado constantemente. Además, no se requiere de gran capacidad física, ya que la fuerza la genera la tracción del viento contra la vela”, explica Lubiano.

 

 

Es imprescindible saber nadar y contar con los implementos básicos, consistente en la vela, -que viene con las líneas y la barra-, un arnés -que es donde se engancha la vela y la tabla- y el traje. “En las clases les entregamos a los alumnos todo el equipamiento que se requiere para aprender de forma segura. Para llegar a navegar se necesitan unas 10 a 14 horas, dependiendo de las capacidades de cada persona. El curso consiste en un discovery, que es la parte teórica, una parte práctica fuera del agua, para después practicar dentro del agua y enseñar la técnica, como ceñir”, destaca.

Luca ha ganado varios campeonatos de kitesurf en modalidad freestyle. Recientemente obtuvo el primer lugar en una competencia en Riñihue, y en estos días se prepara para otra en Puclaro, donde recibirá a deportistas de distintos puntos del país y de Argentina. “Desplazarte en el agua, saltar y permanecer en el aire durante algunos segundos, te genera una felicidad enorme”, concluye.

 

 

Scroll Up