Panoramas >

Casa Molle

Un espacio idílico en el Valle del Elqui

/ Fotografías:

Un oasis de lujo y sofisticación es lo que se puede encontrar al llegar a Casa Molle. La mezcla perfecta entre un espacio desbordante de lujo y una acogedora casa familiar, con ambientes relajados donde los cueros, mantas, alfombras y madera son los elementos protagónicos, es lo primero que llama la atención de este precioso lugar.

 

 

Luego de acoger por años las vacaciones familiares, Marisol Geisse y Karim Daire empezaron a gestar este gran proyecto, que se fue armando poco a poco y que hoy en día es uno de los lugares más elegantes e íntimos que existen en nuestro país. Tienen una gran variedad de espacios donde se desarrollan diversas actividades como cabalgatas, paseos en bicicletas, golf, kayak, senderismos y treking guiados, piscina, hot tube, sauna, astrobservación, actividades de cultivo en la huerta y clases de yoga.

Este idílico lugar, está construído como una villa erguida con barro y totora en los techos y cada una de las puertas pintadas y talladas con diseños inspirados en la naturaleza del lugar -pajaritos, nogales y chirimoyos-, donde cada dormitorio tiene una terraza propia. En su decoración, destacan la colección de arte propia de figuras precolombinas, diseñada por el artista Alexander Sutulov. Funciona como un hotel 5 estrellas con todos los servicios incluidos, desde el chef que cocina una exquisita variedad de platos, con productos propios de la zona, hasta las múltiples actividades a las que pueden acceder los huéspedes, como tomar clases de cerámica de la cultura molle.

 

 

Ubicado a sólo 32 km de La Serena y a cinco del Observatorio Tololo, este lugar privilegiado es poseedor de uno de los cielos nocturnos más estrellados, y para no interferir con ellos, mantiene una luz cálida que insinúa sus recorridos durante la noche, y que solo se aclara con las llamas del fogón de un asado campestre a la luz de la luna que se puede disfrutar junto a una copa de los mejores vinos del valle del Limarí y del Elqui.

Para relajarse tienen el servicio de un spa con sauna, tina caliente, zona de yoga y masajes, y una gran piscina de líneas contemporáneas rodeada de los cerros que enmarcan El Molle. Mención aparte merece la cancha de golf, inserta en medio de la aridez que caracteriza la zona, que comenzó como una tímida arborización siguiendo la vista lejana de un campo de golf, que finalmente se convirtió en una flamante cancha con 9 hoyos y 18 salidas.

Tiene 24 habitaciones, donde realizan matrimonios, eventos empresariales y panoramas familiares o de pareja. Su maravilloso entorno invita a conmemorar aniversarios o a disfrutar de cumpleaños, con la propuesta de generar más que una fiesta, una experiencia para compartir con los seres queridos, cuidando hasta el más mínimo detalle para que cada celebración sea memorable.

 

 

También es el lugar perfecto para relajarse y tener unas inolvidables vacaciones para la familia, compartiendo momentos únicos de entretención, conversación y entretenidas dinámicas de juegos de salón, competencias deportivas, karaoke y golf, por mencionar algunas donde abuelos se enfrentan a nietos y padres con hijos o sobrinos en una experiencia muy enriquecedora.

Y si de trabajo se trata, Casa Molle cuenta con cómodos espacios con vista a los jardines y cancha de golf, para que las reuniones, conferencias, lanzamientos de marca, team building o inauguraciones se desarrollen en un ambiente único que promueva la creatividad.

Scroll Up