Moda >

ANDREA RODRÍGUEZ

LA ABOGADA DISEÑADORA DE VESTUARIO

/ Fotografías:

“Mi misión de trabajo es y será crear, diseñar, y dar oportunidades”, señala esta emprendedora que ya lleva más de 10 años vistiendo a mujeres chilenas.

Abogada de formación, y a pesar de haberse recibido como la mejor alumna de su generación, la pasión por crear y diseñar, y el ejemplo de su madre, hicieron de Andrea Rodríguez Aránguiz lo que es hoy: una reconocida diseñadora de vestuario, emprendedora, que crea y vende sus propias colecciones, y da trabajo a muchas personas.

“Todo lo que soy y lo que es mi Taller AR, tiene su origen en mi historia como hija y en mi familia. Mi mamá, Eliana Aránguiz, fue toda su vida una gran empresaria, mujer muy fuerte, de mucho carácter y muy trabajadora, y ella fue siempre ejemplo a seguir”, cuenta Andrea Rodríguez.

Cómo no!, si igual que su madre, estudió Derecho, pero también, al igual que ella, hizo que su vida tomara un rumbo distinto, enfocada en la inspiración, la creación, y en las mujeres. “Desde niña gozaba viéndola vender ropa. Mi mamá tenía una tienda y me encantaba lo que hacía -cuenta-. La acompañaba a ver las colecciones a las fábricas y abría sus maletas cuando llegaba de los viajes a Estados Unidos. También la ayudaba a vender para navidad”.

Decisión, empuje, atrevimiento, eso fue lo que llevó a Andrea Rodríguez, casada hace 25 años, mamá de 5 hijos, a asociarse con una amiga en Santiago para instalar una tienda, pero después de 10 años, se independizó, y por motivos de trabajo de su marido, se trasladó hasta Rancagua donde nació Taller AR, no sin antes sumar a este emprendimiento a Maritza Cornejo, a quien conoció en un voluntariado del Hogar de Cristo. “Ahí descubrí que mi sentido estaba puesto en lo social, pero que el diseño y la ropa también eran lo mío”, cuenta Andrea.

Andrea Rodríguez, Fundadora de Taller AR.

Así nació Taller AR, como una forma de crear una colección de ropa para mujeres actuales que quieren verse bien y quieren encontrar un estilo único en un mismo lugar. “Mary para mi ha sido y será mi motor de inicio y motor de continuidad -explica Andrea-, porque mi misión de trabajo desde ese día es y será crear, diseñar. Y buscar siempre en todo y cada una de las cosas la posibilidad de dar trabajo, oportunidades, y sentido a todo. Nada de lo que hago es sin un fin”.

Después de varios años ya como taller, nace la idea de expandirse y ahí empezó a incorporar zapatos, carteras, cinturones, y es en ese momento cuando el taller se transforma en la tienda que es hoy, donde trata de que cada diseño que hace esté complementado con un accesorio. “la idea es que cada clienta viva la experiencia de comprar integral. O sea, que un solo lugar encuentre el look completo”, explica.

¿Cómo se define?
Como una mujer muy esforzada y tiradora para arriba. Creo que mi principal cualidad es estar siempre buscando y, sobre todo, arriesgándome. Soy de una intensidad sin límites. Me meto en algo y no paro. Pero nunca dejo de lado a mi familia, ni tampoco a las personas que trabajan conmigo.

¿Cómo define su ropa?
Es única, porque a cada diseño, sin excepción, le he puesto mi cosecha, mi sello. Cada mezcla de texturas, botones, tachas, ha sido pensada. Y compartida con la Mari. Cada vez que alguna idea brota en mí, ahí vamos….. nadie me para.

¿Qué la inspira?
El color, la naturaleza, me inspiran absolutamente, por eso siempre trato de dar a mis colecciones un toque de color, sea invierno o verano en mi tienda siempre me la voy a jugar por el color. Cuando estoy en el sur a veces encuentro una rama o algo y es imposible no pensar…. Esa rama la usaría en un collar y así cada día.

¿Cuál es su sello?
Me apasiona crear diseños nuevos, tendencias, géneros, cosas para agregar a un determinado producto, mezclas de textura y no solo un vestido sino todo para ese vestido: el lazo que le combine, los zapatos, la cartera, el sombrero, todo. Entonces lo que más me gusta y me entretiene es lograr que en una misma parte en un mismo lugar, y no solo del punto de vista comercial, es encontrarlo todo en un solo lugar. Esas tiendas donde tu encuentras todo es lo que me representa como yo pienso… Así nace la idea de ir a Italia y abrir otros mercados, porque si bien
yo hago y produzco en Chile, Chile tiene una deficiencia en cuanto a encontrar los géneros o cosas que sean un poco más novedosas para lograr lo que en mi cabeza se está gestando como colección.

Mi sello es que hago de todo, y todo en un mismo lugar. Las texturas y mezclas de telas, el uso de técnicas mixtas en mis creaciones, batick, fieltro, cobre, alpaca, lana, etc. Gran variedad en una misma colección.

¿Coronavirus?
Gracias a Dios ya teníamos organizado el tema online y estábamos con la página web en curso, así es que no me ha perjudicado tanto. Lo diferente ha sido tener que empezar a atender por hora y con protocolo covid19.

¿Mujeres?
Creo que las mujeres queremos sentir que la vida sigue. Queremos seguir viéndonos lindas. Y eso implica seguir mirándonos al espejo cada día. Las mujeres seguiremos trabajando mientras podamos y para eso nos tenemos que arreglar y vernos bien. La vida seguirá… y nosotros también.

¿Mensaje?
Somos mujeres empoderadas. Todo lo que queramos hacer lo podemos lograr si nos lo proponemos. Podemos vernos y ser lo que queramos ser. No existe una mujer fea.. sino mal arreglada y que eso si tiene solución. Todas las mujeres somos lindas
tenemos una belleza que es única, pero que tenemos que descubrirla.

¿Algún sueño?
Mi sueño es no tener sueño. Es solo dar cada día lo mejor de mí. Y trabajar duro para hacer esto que me gusta tanto y compartirlo con las clientas y con mi familia.
Mi gran sueño es que mis sueños sean los que Dios tenga para mí.

 

Equipo tienda: Macarena Rodríguez, Andrea Rodríguez, Josefina Maino y Jacqueline Leiva.

Scroll Up